martes, 28 de junio de 2011

" Que seas feliz"

Debí decirte en su momento que no era el felpudo de tu historia

 Ni la ilusa que creíste engañar

Pero callé esperando a que el amor venciera todo eso

Ahora sé que no había nada y aún así mis últimas palabras fueron “Qué seas feliz”.

Seguirás recordándome cómo la pobre loca que siempre te esperaba

¿ Pero sabes?, prefiero mil... veces mi locura a ser verdugo de tu hipocresía 

 Prefiero mi silencio ambiguo a tu triste sensación de saber cuanto te querían.

                              
Maria

No hay comentarios: