domingo, 17 de julio de 2011

“Bitácoras de un sueño”



Hoy la brújula me marco cien nudos al destino

Las olas de mi deseo, no rectificaron su rumbo

Cómplice el viento, desafió el timón

Los años y la soledad marcaron mi mundo.

Escribo a bordo mi diario nunca leído

Diluyo parte de lo que nunca aprendí

Reboso aguas, que nunca surqué

Pero no extraño lo que nunca recibí.

El mar y mí teoría del fracaso, brújula ciega

Ni el naufragio ya puede hacerme daño

Puesto que todos los puertos ya vividos

Me hicieron de faro en mi desengaño.

María.

No hay comentarios: