martes, 26 de julio de 2011

“El niño que no sabía soñar” (Conversaciones con la Luna).



Todos tenemos premisas y olvidos. Esta historia es real.

Pudiera ser nuestro hijo, pero fue huérfano de la sociedad.

Apenas tenía cuatro años, empezó a olvidar.

Pocos eran sus recuerdos. Un día, una fecha…

Y cuatro cumpleaños sin celebrar.

Apenas empezaba a dibujar, trazó el mejor boceto.

Una casita, dos árboles y tres abrazos…cuatro añitos

Cinco razones para soñar.

Le borré la casa, los árboles ya marchitos.

Apenas con su edad, le dejé los abrazos.

Enfadado volvió a dibujarlos.

Y me dijo, con cuatro añitos:

“Para qué quiero abrazos, si no los tengo dónde cobijar”

Con cuatro añitos, y la lección que me supo dar.

María. ( a Saumel).

1 comentario:

Fundacion Garzaniti Klinger dijo...

que hermoso amiga mia ¡¡besos¡¡