jueves, 21 de julio de 2011

“La diferencia”



Hoy vino a la consulta una niña de otro país. El diagnostico era  reservado.
Al tenerla delante, le pregunté: ¿Quieres que sea tu amiga?
Ella contestó que no.
Le pregunté el por qué de su respuesta, quizá no me conocía
“Porque estoy sola”-con lágrimas respondió.
No estás sola, ahora estás conmigo. Le respondí.
“¿Vendrás a verme María?, yo no tengo nada que ofrecerte”.
Me estás dando tus lágrimas, no me llores.
Le conté que la vida no es de quién la pide
Sino de quién la merece.
La niña me enseñó fotos de su país.
“Mira María, aquí nací yo”
¡Qué bonitas!... ¿Te gustaría regresar?, le respondí.
“Ahora no, ya encontré a una amiga, ya no quiero regresar”.
Yo encontré el diagnostico reservado.
Dificultad en mostrar sus sueños.

María (a Sara).

No hay comentarios: