lunes, 25 de julio de 2011

“La sinceridad del tiempo”



Muchas veces, apostando, perdemos.

Otras perdemos sin apostar, seguimos perdiendo...

Ganamos mil batallas de elocuente tristeza

Soñamos que nada está ocurriendo.

Un día te miras frente a tu verdad

Lloras, cuando nadie puede ver tu pañuelo

Ignorando que el espejo no suele ser real

Hay lágrimas que empañan hasta el cielo.

En un momento de tu vida, olvidaste el tiempo

Limpia esa luna, adórnala con estrellas

Si un día pudiste ganar una ilusión

Que ningún reflejo te mate ante ella.

La sinceridad del tiempo, amigo, no se equivoca

Levanta tus alas y rompe cristales

Quizá no puedas recomponerlos nunca más

Pero son los únicos verdaderamente reales.

María.

No hay comentarios: