lunes, 11 de julio de 2011

" La tristeza de un piano"



Me postro firme en el marco de mi paciencia
puedo sugerirte tres colores
Azul, verde y tu amarga existencia.
Hiciste bien en cerrar los surcos que demostraron tu amor
yo voy limpiando mi ventana,

 los cristales de un perdón.
La cola de un piano que desgarra notas insolentes
apresurando mi dolor.
Me postro firme en el marco de tu ingratitud
puedo sugerirte tres razones..

y ninguna tendría valor.
Hiciste bien en rectificar tu nombre,
tu mayor equivocación
yo sigo limpiando los cristales del recuerdo
tupidos de falso resplandor.
 Convenciéndome a mi misma
que nadie merece lo suficiente
que tener el alma limpia de rencor.  
Yo sigo tocando mi piano 
presa de un lamento sin razón
Mientras, puedes limpiar tu cristal
podrás ver lo fácil que resulta,
ver la miseria que guardas en tu corazón.
María.

No hay comentarios: