viernes, 22 de julio de 2011

“Nana a la conciencia”



¿Cuantas veces no quisiste dormir tu alma?

Hoy no le diste limosna a tu vergüenza escondida

Le negaste el saludo a tu hipocresía

Abrazaste el único aliento, la miseria repetida.

Las caricias de una gota de lluvia

Las que vienen de cielo y no de tus ojos perdidos

Cada surco que merece ser recordado

Lo maquillas con tus olvidos.

Abandonaste la mascara de la realidad

Sin pensar que siempre la llevarás contigo

Piensa que eres más libre que el sol

Mientras le cantas, a lo jamás reconocido.

María.

No hay comentarios: