domingo, 31 de julio de 2011

“Una rosa sin espinas” Sinopsis de una realidad.



Cuando vemos una rosa sin espinas, perdemos parte de lo que siempre lo vimos cómo normal. Ahora bien, es una manera de demostrar de forma simbólica, que ese regalo es manipuladamente, una manera de mostrar cierta protección.
Un niño sin lágrimas no es niño, aunque a todos nos duela, es parte de su vida.
Una playa sin olas, sería una bahía repetidamente encerrada en rocas.
Podemos hablar de la amistad, ¿Quien te regala sonrisas y no ve tus penas?, un verdadero amigo no quita las espinas, tiene su mano para curarlas.
La simbiosis entre miles de circunstancias nos hace fuertes, no maduros.
Recalco el amor de los padres, las espinas que nos quitaron a lo largo de los años, hoy son alambres que no sabemos recomponer.
El amor hacia los hijos, yo misma quité mil espinas y enseñé lo bonito que es una rosa, pero las flores florecen cada día y no voy a vivir lo suficiente para arrancárselas y no parecer hipócrita.
Psicológicamente vemos la flor, el color y el miedo que nos da cortarla, una vez en nuestras manos, haciendo alarde de nuestra "valentía" cortamos las espinas.
Quien te regala una rosa sin espinas te ama por encima de todo, pero no te enseña que la mayoría de ellas o todas, no te van a ser regaladas por igual.

María.

No hay comentarios: