sábado, 20 de agosto de 2011

“Lo mejor, no fui yo”



El amigo que cobija su miedo, aprende, siempre aprende.
El ser humano está dotado de circunstancias y presente.

Esta carta va dirigida a todos, a ninguno, pero sólo a ellos.
Somalia, 2011-08-20.
Llegamos a concebir la vida, el daño y el hambre.
La guerra no aporta nada, ya estamos muriendo sin balas.
Tú, quieres un mundo ideal; lo ideal para mi es tenerlo.
Tú, buscas ser mejor cada día; Yo encuentro a diario no ser menos
Mi carta no es para darte pena, es para darte mi ignorancia.
Yo, no tengo fuerzas ni para llorar; Tú no debes hacerlo.
Decía mi madre: -“hijo, aunque nada tengas en la vida, no olvides luchar”
Llego a concebir la vida, por el sólo hecho de respirar.
Soy de color, tengo hambre y muero de esta enfermedad.
Escribo, no para que nadie me ayude, ya nadie me puede ayudar.
Mi papá desapareció en una guerra sin tregua
Mi mamá, hoy, acabó de respirar.
Escribo y espero conciencia, nada he de mendigar
No quiero lágrimas ni dinero.
Tengo cuatro hermanos, a esos si los puedes ayudar.

( A los miles de niños que sin ver su infancia, mueren cómo verdaderos adultos)


María

No hay comentarios: