sábado, 27 de agosto de 2011

“Los sueños despiertos”



Una noche, sin que nadie viera nada, lloraba el silencio.
Andaba por la playa, la lagrima, jugando con la arena.
En la orilla, la soledad hacía el vacío a las olas.
Postrada en una roca, dormía la sabiduría.
El silencio, avergonzado, se escondió tras el orgullo.
La lágrima se acercó, riendo le dijo:
-“¿Jugamos a sonreír?”- El silencio calló.
La soledad también comentó:
“¿Jugamos a estar juntos?”- El silencio se escondió.
La sabiduría tan solo fue a su lado.
Susurrando le dijo: “¿probamos a borrar tus lagrimas y tu soledad?”.

Moraleja: Lo mejor de tu silencio, es todo aquello que no viene impuesto, el mejor sabio es el que sabe escuchar. Maria ( Conversaciones con la Luna)

1 comentario:

Anónimo dijo...

si se nos ha dado dos orejas y una boca, es para que escuchemos el doble de lo que hablamos.