martes, 20 de septiembre de 2011

‎" El alma que no descansa"




A medida que pasan los años, olvidamos respirar

Tenemos miedo de todo lo que no comprendemos.

Hoy voy a relataros una historia real.

Laura, embarazada de cuatro meses, le fue diagnosticado un tumor maligno

Al principio, todo fue mal. Ella se quería morir.

El tumor avanzaba mas de lo previsto, le dieron la opción de abortar.

Psicológicamente no era buena idea tenerlo....

Pero Laura luchó, aún sin fuerzas, decidió tener a su hijo.

La ecografías eran favorables, la anmiocentesis salió negativa

su hijo tenía el síndrome de down.

Puede parecernos irreal, pero ella continuó.

En el séptimo mes de embarazo, se le hizo una nueva biopsia.

El tumor seguía, pero los cromosomas no se multiplicaban ya.

Nació Jesús, así lo quiso llamar.

Hoy tiene 6 añitos, y ella está curada.

Ante esto yo me sigo preguntando:

¿Quien ayudó a quién?

No pierdas nunca la esperanza, hay todavía ángeles que no la pierden jamás.


María

No hay comentarios: