martes, 6 de septiembre de 2011

“El riesgo de amarte”



A medida que se levantaba el viento

Fui pisando, con mis labios, tu sosiego

Cerré con prisas los ventanales ya cerrados

Y las puertas de lo necesario, de lo que niego.


A medida que mi cuerpo, perenne de tu mirada

Se deshacía entre suspiros huérfanos de tus manos

Mi ausencia en un ingrato recuerdo

Se consolaba sola. La soledad, que tu y yo, formamos.


Me arriesgo a amarte, de puntillas entre cristales

Con los pies descalzos, desnudos y fríos

Se que nada me salvará de una herida, mientras camine

Pero pararse, a estas alturas, no era mi desafío.


Reconozco que no se volar, no puedo hacerlo

Voy cerrando los ventanales y las puertas, el viento sopla

Me consuelo con mi camino de añejos añicos

Mientras no sabes que existo y te consuelas con otra.

María.

No hay comentarios: