martes, 13 de septiembre de 2011

“La ignorancia de antes y la píldora de después”


Francamente, me asusta la clase de vida social y el no reconocer, de entrada, nuestros errores
Se está hablando últimamente del Ictus (accidente cerebrovascular) y la mágica pareja de recién casados:
 Levonorgestrel – principio activo de la llamada píldora del día después- y el ya nombrado Ictus.
Pues bien, hace años, este medicamento se suministraba exclusivamente en hospitales y centros de salud previamente pautado por un médico. Las muertes por Ictus nunca se asociaron a este compuesto y, de haberlas, las había igual. Voy a hacer mi reflexión personal y objetiva.
La trama de los laboratorios y el borregueo de ciertos políticos sensacionalistas hizo posible triplicar los beneficios, sus bolsillos y nuestra ignorancia. En el 2009, se pone a la venta y sin receta médica la píldora del día después…
Por más que se alertó a la población de que eso tendría que ingerirse en casos puntuales y concretos nada se pudo hacer para que algunas mujeres lo tomaran como método anticonceptivo habitualmente. Estamos hablando de esas jovencitas que mantienen relaciones sexuales esporádicamente, fines de semana y sin pareja estable, que, estadísticamente, van a la cabeza de las demás. Un farmacéutico puede expender sin receta esa píldora y no tener responsabilidad con ello.
Aunque se esté cometiendo una negligencia reiterada y respaldada cincuenta veces al día, en contraste, un médico puede cometer una y quedarse sin número de colegiado...
¿Hasta dónde llega la hipocresía humana?
En el caso de un perro violento que camina por la calle sin bozal y muerde a una persona... ¿quién es el culpable? ¿el perro o su dueño?
Está bien claro que un perro no puede abrocharse un bozal y se denuncia al dueño... Pues esto es lo mismo.
El farmacéutico recibe órdenes para la venta libre del Levonorgestrel... Tampoco se le debe acusar.
Yo, desde aquí, aplaudo que la ex ministra de Sanidad, doña Trinidad Jiménez, abandonara el puesto… lo malo de todo
es que mueren mujeres y sobreviven estos “ perros” con distinto collar.

María

No hay comentarios: