lunes, 12 de septiembre de 2011

‎"La última palabra, la tiene Dios"

Dedique sueños, palabras y actos

No sabia leer

Dedique promesas, juramentos y poemas

No sabia escribir

Dedique mi mirada hacia lo que no entendia ni comprendía

Era ciega

Dedique mil palabras llenas de esperanza

Era muda

Dedique mi vida a quererte

Estaba viva

Resumí todo esto y se lo envié a Dios

Hoy, al despertar encontré una nota:

" No leas, ni escribas, ni mires mas allá del horizonte

que no sabes si existirá"



María.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Bello el poema,me encanto.