domingo, 3 de abril de 2011

"Mi loca forma de amarte"

Mi loca forma de amarte pasa por cada rincón de tu aliento.

Descifrar cada día la gris huella que no tengo, que no entiendo.

Mi loca forma de amarte pasa por la cordura que se me olvida  muy a menudo.

Disfrazar de inteligencia lo que yo no puedo ni entender y seguirte...hasta el fin.

Mi loca forma de amarte perdió una parte de mí y ganó un trocito de ti...

Mi loca forma de amarte.

Amarte hasta el fin de mis días no es esperar que los compartas conmigo
es saber que los vivirás.

Amarte es saber que no estoy sola aún lejos de tu compañía
es entender que puedes ser feliz sin la mía.

Amarte es cerrar los ojos y ver los tuyos bien abiertos para que no tropieces
si lo haces, lo volvería a intentar.

Amarte desde mi locura no es malo, ni comprensible, ni aceptable
es mi forma o  manera de serlo yo también.

Amar cada una de tus imperfecciones, me hace perfecta en mi locura
es perseguir ese grado de madurez cuando te sientes niña.

Pero hoy quiero pedirte un favor, hacia ti y hacia mi. Se feliz.

No temas por mi loca forma de amarte, yo también seré dichosa si veo tu sonrisa
porque con ella puedo y debo renunciar a la mía.

Mi loca forma de amarte....

                                                                      María.


Para ti Alberto.

"Descubrir un silencio"


Anoche recorrí con un dedo mi alma, la tuya ..la nuestra
Dibujé el leve roce de tu piel con una simple mirada.

Entonces empecé a escuchar mi silencio.....

Anoche prometí amarte más allá de las promesas
Dónde todos sabemos prometer y pocos cumplir

Anoche nació este cuento y sólo hoy te lo pude escribir.

 Una vez, y sólo por esa ocasión, llegaron a unirse dos sentimientos.
El del miedo y el de la fe.
El del miedo lloraba y recomponía su gesto
La de la fe lo hacía para no llorar...

El miedo frágil preguntó a la fe:" ¿ Por qué no quieres llorar?"
La fe, tragándose sus lágrimas le respondió:" ¿ y tú?, ¿ por qué no muestras las tuyas?..".
El miedo rompió a llorar..."- llorar es de cobardes "- le respondió sollozando.

La fe , confusa y difusa, le entregó un pañuelo húmedo.

El miedo dudaba si cogerlo o no, al final lo tocó, "¿ por qué está mojado este pañuelo?"- preguntó

La fe, acomodandose en el hombro del miedo, respondió-" son mis lágrimas cuando tengo miedo de fracasar".

" ¿y por qué me lo das a mi?, con esto estás ayudando a tus miedos"- dijo el miedo con rostro incrédulo.

La fe lo depositó en su mano, cerró el puño tembloroso del miedo y le explicó la razón:

"Anoche, dos locos enamorados, recorrieron con un dedo la bonita senda del alma.
Dibujaron con una mirada cada surco y relieve del corazón. El sentía miedo;Ella volvía a creer.

El lloraba sus temores no creyéndose lo que era realidad; Ella lloraba por dentro de felicidad.

El le preguntó si realmente lo amaba; Ella no sólo lo afirmó, se lo prometió.

El pasó su mano por el rostro femenino y le susurró- " es la primera vez que te veo llorar".

Ella sacó un pañuelo y secó las lágrimas-" es la primera vez que no tengo miedo de nada"- dijo sonriendo;
" es la primera vez que venzo al miedo por amor"- prosiguió, mientras guardaba el pañuelo ya húmedo.

Anoche dos locos enamorados lloraron por primera vez juntos; El aprendiendo a tener fe en las pautas del corazón.
Ella a tener ese respeto necesario para que el fracaso no hundiera su esperanza"

La fe, agarró de nuevo las manos del miedo y las apretó bajo las suyas-" ahora ya sabes que al igual que dos ojos, tenemos dos vertientes iguales también; Dos lágrimas gemelas que nacen por distintos motivos. La única cobardía que tienen en común es ese pañuelo; Si lo abres con miedo nunca encontrarás la fuerza suficiente para creer en ella, si lo abres con fe y esperanza nunca encontrarás el verdadero temor a perderla"- dijo con lágrimas.

La moraleja la ponemos nosotros, pero anoche, dos locos enamorados comprendieron que el miedo y la fe se buscan mutuamente, cada cuál a su debido tiempo.

                                                                                                              María.

sábado, 2 de abril de 2011

En ocasiones olvidamos vivir

En muchas ocasiones de nuestra vida, no damos valor a un simple gesto.

Vivimos para emancipar nuestras derrotas y nuestros fracasos
no aprendiendo jamás a considerar que son parte de nuestros días
y con ellos reforzamos el alma, cuando se quiebra en pedazos.

En muchas ocasiones de nuestra vida, olvidamos que somos mortales
vivimos en la cobardía de creernos mejores que el mundo
olvidando que otro ser nos creó y nos enseñó a ser genuinos
lejos de la hipocresía y del ego más profundo...

En muchas ocasiones de nuestra vida, nos engañamos solos
pintamos un cielo de mariposas de humo, de colores marchitos
de palabra invisibles y de sueños invéntados sin espinas
no sabiendo que el amanecer nos devuelve siempre a nuestro sitio.

En muchas ocasiones de nuestra vida, no vemos la lágrima ajena
tenemos demasiadas en nuestros ojos que nos hacen ciegos
autistas y egoísta viviendo siempre de nuestra pena

En muchas ocasiones de nuestra vida, olvidamos que la vida se vive una vez
y nos empeñamos en  anular cada latido de nuestro corazón
olvidando que pudo ser y será la última huella que dejamos en el aire
para que el silencio nos calle y nos enseñe que la vida no es pura intención

En demasiadas ocasiones, olvidamos que ayudar a los demás nos hace grandes
que si compartes y repartes de todo lo poco que tienes para dar
nunca serás más pobre que nadie, ni quizás más rico que los demás
pero la vida te enseñará que todo y nada es volver a luchar.

A veces..en muchas ocasiones de nuestra vida, no vemos la salida
la salida está por la misma entrada que un día traspasamos sin querer
retrocede en tus pasos y encuentrate para volverte a crear.

Duerme en tus sueños, pero despierta en tu realidad.

María.

"Ya no te recuerdo"

Ya ves, a pasado el tiempo; los días y las horas, los lejanos sueños

El triste diástole y sístole que nada comprometió..Ni adjudicó

Ya ves la forma inútil, con la cuál, cerré el pergamino del recuerdo
Ahuyentando el repiqueo insultante de quien nada mereció

Borré las huellas que una vez me hicieron seguirte en tu locura
En un mar de secretos..en un acantilado de dudas y sombras

Ya no te recuerdo; ya no me acuerdo ni quiero recordar
Candilejas del alma cuando todo se muere al esperar

Sublimes los pensamientos; nefasta la realidad..Olvido y ciénaga

Ya ves que no te recuerdo; eres una cuenta atrás, un lastre en mi vida

¿Estás llorando?..Pues aún puedes recapacitar, ya no soy tu pañuelo...

Pero si gustas, te invito a no volver a recordarme. Sé que no podrás.

                                                                                                                 María

"Cuando quieras"

Cuando algo te haga feliz; Vívelo y siente que puedes ser más.
Pues de esa pequeña lección, aprenderás la asignatura.

Cuando alguien te recrimine en tu conducta; Escúchalo
Quizás tenga mas razón de la que puedes, a veces, valorar.

Cuando te sientas sola; Busca a quién  una vez te buscó
Sólo así entenderás por qué  fue el encuentro.

Cuando quieras llorar...llora; Y hazlo sin miedo
Que lo único que tenemos nuestro...son nuestras lágrimas

Pero eso sí, si algún día quieres gritar en tu silencio...

Recuerda que yo quiero escucharte para seguir aprendiendo

Cuando quieras tener un trocito de mi cielo; Yo te lo presto
Porque sé que entre los dos...lo haremos más inmenso.

                                                          María

Para todos vosotros que os lo merecéis, para los que no se lo merecieron...para mis amigos en cualquier  forma de gratitud.

"Hoy necesito"

Hoy necesito que el viento, bálsamo leál de mis heridas, venga a mis dudas.

Necesito una estrella dónde ser capáz de creer en ella.

Luciérnaga y prometedora Luna;  no te apagues compañera.

Camíno dónde dejo mis huellas;  no las borres, quiero regresar.

Esperánza guenuína; manantíal dónde busco algo y  pierdo todo
Tampoco tú me abandones.

Hoy necesito tan poco..., hoy me despedí de las musarañas.

Me despedí de todo aquello que no puedo alcanzar ni inventar.

Sentada en mi fria y ausente forma de esperar lo correcto; vuelvo a fracasar...

Hoy necesito tan poco...y tanto que dar

                                                                      María                                                                                                                                                               

"Anoche te tomaste la molestia"

Anoche te tomaste la molestia de escribir una carta de despedida
La guardare junto a las cosas que no merecí tener
Junto a las promesas fáciles e incumplidas
Al lado de estas lágrimas que hoy no se saben esconder

Anoche descolgaste todas las estrellas que pinté con tu sonrisa
Y puestas una a una en el que yo creía nuestro cielo
Como quién apaga una vela, apagaste la luna
Y la luz de este corazón  débil y ciego

Las mil palomas seguirán su viaje, su  marcha firme y segura
Las gaviotas ascenderán del vuelo raso y lascivo
Porque no quiero que en mi mundo cambie nada
Porque nada en el tuyo es lo que he sido

También guardaré todas las noches que esperé en tu ausencia
En el mismo peldaño donde perdí mi corona de papel
En la misma caja donde esta mañana  puse los trocitos de mi corazón
El mismo, al que no te importó romper.

Volveré a inventar mis días y mis horas ya sin ti
El tiempo nos enseñará para otra vez la lección
Espero que encuentres tu felicidad sin mí
Será fácil si amas…como yo te correspondí.



                                                    María.

"Distancia diestra"

Distancia muda postrada a las faldas de este mar

Salina que petrifica mi alma sin su presencia

moléculas de llanto que la brisa me roba sin preguntar

destino , juez y verdugo de la gran inocencia



Horizonte marchito que un día me dio una esperanza

una sola...aunque me ofreció miles en las que creer

de mil escogí dos, dé  dos sólo una...la más difícil de entender

si la esperanza nunca muere, ¿porqué  la mía se dejo vencer?



Distancia diestra que un día escribiste dentro de mi corazón

devuelve mis entrañas limpias, de aquellas palabras inertes

de aquellos reclamos vestidos de mentiras por tenerme

devuelve mi mundo o preséntame tu muerte



Que calle el presuntuoso murmullo de su recuerdo

que se me olvide que camino me fue mostrado y jurado

Pues mis oídos prefieren estar ya mudos y sordos

y mis alas se durmieron soñando un sueño desesperado



Horizonte, sólo  eres lo que mis ojos pueden alcanzar ;ya no eres mas

ahora quiero ser libre, aunque  amarlo será mi condena

aunque en esta playa esté escribiendo su nombre

y estas lágrimas me ahoguen de pena....
                                                                            
                                                                                    María