domingo, 19 de febrero de 2012

"Nada es lo que parece"


Hagamos justas las promesas, nunca justifiquemos lo justo por lo no comprometido.
Cuando alguien te pida limosna, dásela aun no creyendo en las causas.
Comparte el amor, no le pidas mas explicaciones, es bello saber que alguien lo necesita.
No juzgues si no sabes ser condenado, a todo verdugo se le cae el alma.
No enseñes tus manos para que te las recojan, enseñalas para mostrar tu valor.
No pienses que no te valoran, quizá quien lo haga, no tenga valor para decirlo o mostrarlo.
Reconoce que no siempre eres el mismo, todos cambiamos a fuerza de dolor.
Hagamos justas las promesas, la vida es la esencia de saber morir con agradecimiento lascivo de haber sabido valorar los instantes que, sin promesas, has sabido conservar. María

No hay comentarios: