sábado, 16 de junio de 2012


No quiero un camino libre de consecuencias si he llegado a cuestionar todo lo cuestionado. El libre camino de andar sin espuelas, sin nada que impida tus pasos,sin nada que lastime un abrazo.

Reconciliarnos con el emotivo segundo, de mirar hacia la belleza humana... las vísceras de un hermano.

Hay personas que entierran cada día un lamento, haciéndose mudas y sordas, cuando en sus ojos sólo se lee el prisma inevitable de miles de fracasos.

Seguir el segmento de lo que no nace, sino renace; es ser fuerte y beber del primer manantial que augura prosperidad, allá en tus recuerdos recordados.

Pretender que la vida sea la que tú deseas, es como pretender que un arco iris brille sin sol y que la luna se esconda cada noche solo para tu cielo.

Hemos de recordar que la mayoría de corazones no tienen guía, pero en nuestro interior, podemos crear unos raíles... donde dar amor y que ese amor doblegue sus dudas.

Nunca quise un camino libre de hiedras, de fotosíntesis nubladas... solo deseo, que si eres mi amigo compartas todas tus lágrimas.

María

No hay comentarios: