jueves, 5 de julio de 2012

"Dedicar toda una vida a señalar los problemas del pasado, nos hace estériles"


Dedicar toda una vida a señalar los problemas del pasado, nos hace estériles. No podemos fecundar la tierra donde pisas en tu presente ni adjudicar un hueco en tu arado donde tu futuro se haga presente.

Dedicar carruajes de calabaza a media noche, que, simplemente recoja lo vivido en ese instante es jugar a princesas que ignoran que importa más el presente que el trayecto de inválida sensación de salir de su sueño sin un zapato.

Dedicar las horas, los minutos, los segundos... las centésimas de cordura que la razón nos ha dado, tampoco es malo; lo malo y lo bueno es algo que no se discute, ni se aplaude ni se adjudica a esos momentos donde has sabido expresarlos.

Dedicar, que una vez sufriste, al sol que mañana aparecerá no es ilegitimo ni vergonzoso; lo estéril de todo esto, es saber que mañana puedes ser feliz y estás llorando ante el tenue reflejo de la luna... a sabiendas que la vida no se acaba esta noche y que el mañana es fértil si logras dedicar tus problemas a subsanarlos... a vivir el día a día como el sordo dice "te escuché" como el mudo dice haber "escuchado"; como quien pelea con su destino, sin haberlo encontrado.


María

No hay comentarios: