viernes, 31 de agosto de 2012

"La tristeza"


La tristeza... dime qué es la tristeza...

¿Son las alas de un ángel, que cayeron, perdidas desde el Cielo?

¿Son tus ojos, inundados en un mar infinito de amor?

¿Es la mano de un niño, tendida al aire?


La tristeza... dime qué es la tristeza...

¿Son tus pasos callados, que no encuentran ecos donde rebotar?

¿Es tu boca, silente, agotada por todo lo que besó?

¿Es tu corazón, apagado por todo lo que amó?


La tristeza... dime qué es la tristeza...

¿Es la esperanza marchita, que no volvió a ser sembrada?

¿Es tu sombra diluida en la oscuridad del recuerdo?

¿Es el mundo que un día durmió para no volver a girar?


La tristeza... dime, por favor... qué es la tristeza...


(Carlos Dómine)

"Nana a un amor"


Resuenan las más silenciosas notas de amor

Repican en un lejano murmullo lleno de alondras vacías

Desconsuelan por segundos lo que toda una vida esperé

Hoy lo encontré entre notas perdidas, llenas de vida.

Leí otra vez lo que me escribías, más bien, hoy las entendí de nuevo.

Pero tú, te fuiste sin esperarme.

Cada noche me acerco a Dios, pido unirme en tu partida, pero es tan grande mi amor que prefiero dejarte ante él... él sabe amarte por eso te llevó.

Aun así, debo amar y ser amada.

No será fácil, mi amor, pero hoy te digo en forma de nana: Jamás te olvidaré... pero estoy de nuevo...enamorada.


María

"Un día un hombre le preguntó a su esposa..."

Un día un hombre le preguntó a su esposa: ¿Por qué me amas?, después de una vida conmigo, ¿qué necesitas para seguir creyendo en este viejo?

La mujer lo abrazó con el más firme abrazo de quien sabe que no todo es eterno, y le respondió:

- Sólo necesito tus ojos abiertos, porque cuando los cierres, ninguna respuesta será tan sincera ni tan necesaria para darte en ellos mi corazón. Ya ves, toda una vida contigo, no responde tus dudas, pero tus ojos se cerraron hace años y aun así sigo respondiendo cada vez que recuerdo nuestra canción.


María

"Nunca pretendas soñar..."



jueves, 30 de agosto de 2012

"Nos olvidamos con frecuencia que lo frecuente puede no aparecer jamas". María



"Hoy, es hoy, mañana todo puede ser pasado"


Hoy te levantas, reanimas las fuerzas que con esfuerzo conseguiste reunir y... miras a través del influjo lunático de la Luna mientras con espacios irrepetibles de una ambigüedad resaltas tus imperfecciones y miras -nunca con el resultado pronosticado-, pero miras a tu alrededor.

Entre el espejo y la realidad hay parámetros lejanos, inalcanzables si no los quieres alcanzar, pero están ahí... dispuestos a que los quieras soñar.

Hoy es mañana si lo sabes aceptar. Puede ser pasado, pero te olvidas que una lágrima recorre todo tu rostro antes de sentirse vencida en una página en blanco, y después de haber leído muchas más.

Me paro en mil mensajes que recapacitaron mi alma para comprender que nada es pasado, todo... todo se puede volver a intentar.


María

domingo, 26 de agosto de 2012

"A ti, que crees en ti"


Mañana no hay plazo posible para darle salida a tu felicidad, es hoy y ahora cuando lo tienes que hacer, sin prisa pero sin pausa.

No queda más que tu huella dejando un surco positivo a todo lo que te es posible conseguir... consíguelo.

Renueva tu aire y respira.

Hoy estás en este tren, no esperes el próximo, quizá nunca llegue a tiempo o si llega, quizá lo haga tarde. Hazlo tuyo hoy y ahora.

No esperes en estaciones que un segundo de tu vida pueden volverse niebla o denominaciones de lo que nunca se producirá en tu interior.

Cree en la magia de un instante, pero no dejes que los instantes se hagan mágicos si no crees en los magos o si dudas que el verdadero sendero, es el que nace en tu corazón.


María

miércoles, 22 de agosto de 2012

"Una vez se puede amar"


Una vez se puede amar, aprovecha esa circunstancia para aprender que no es sólo una vez la que lo vives, durante toda una vida lo puedes revivir en mil ocasiones... pero sólo en momentos necesarios te lo podrás aplicar. Vive y perdona, si el sol sale cada mañana, si la luna renace cada noche... ¿De qué tienes miedo a despertar?...


María

"A quien se la mando, me escuchará"


Hola, soy un niño, aunque dice mi mamá que un poco bebé.

No entiendo de política ni de cosas que dicen en la televisión ser más malas o más buenas.

Mi papá no trabaja, le han dado un sueldo y él llora porque a mi hermana pequeña la alimentan de agua y azúcar. Pero ella ríe, a veces llora también, y mi mamá le unta de nuevo el chupete en azúcar para calmarla.

Mis zapatos están gastados de ir y venir a sitios donde dice mi papá le dará trabajo. Nunca se lo dan, pero volvemos a casa riéndonos de lo mal que está esta vida, unos tienen todo y otros arañamos la basura para alimentarnos. Algunos amigos del parque se ríen de mi balón, pero soy el mejor con ese regate y marco goles, mi papá me ha dicho siempre que es bueno confiar en mí mismo, aunque el balón sea de plástico.

Este año ha sido muy bueno. Mi papá está más conmigo o yo estoy más por él, no tengo regalos, pero creo que nunca los necesité si veo a otros que sí los tienen y aun así siguen llorando.

Hoy, mi mamá le rezaba a ese hombre de barba que está siempre clavado en una cruz, le pedía cosas necesarias. Me arrodillé con ella, la cogí de las manos y le pedí que me dijera dónde encontrar a ese hombre, yo iría a buscarlo para que la oyera.

Mi mamá puso su mano en mi corazón, me dijo: - Hijo, lo tienes en tu interior, él te escucha y espera que no abrigues odio ni tristeza en tu condición.

Soy hijo de una familia pobre, eso lo sé y me siento feliz porque otros niños no saben lo que es la humildad y vivir a cargo de Dios. Aprendí el nombre de ese señor con barba, pero jamás perdonaré que siga faltando una sola vez en mi vida. Este año ha sido maravilloso, al fin he sabido lo que es ser hijo de unos padres que sufren, pero en lo bueno y lo malo... los amo por encima de todas las estrellas que mueren en mi interior.


María

lunes, 20 de agosto de 2012

"Nada es más fácil que reclamar una mirada"

Nada es más fácil que reclamar una mirada, nada es más difícil que aceptarla en tu interior. Las personas en momentos de angustia miramos hacia el final del camino, lo importante es saber que ese camino no es el último; es solamente una bifurcación de todo lo que nos queda por aprender. Porque sabios también se equivocaron en su interior.


María

"Hoy si me pusiera a pensar..."


Uff, hoy si me pusiera a pensar... pensaría en esas personas que sufren y que me duele verlas así.

A veces la vida nos da una oportunidad de rehacer ese sentimiento hacia las demás personas, nos da el privilegio de recapacitar y dar media vuelta hacia los demás. Lo que ocurre, es que estamos solos... sí, solos aunque no lo queramos aceptar.

Esa soledad va invadiendo huecos, pequeños fragmentos dentro de nosotros y estamos tan necesitados de amor que nos volvemos egoístas en nuestro interior.

Mira a las personas que sufren, no busques tu mal mayor.

Respira y mira en tu corazón.

Muchas vidas se pierden sin tener esa opción, respira por ellas.

A veces la vida no es como la esperamos, la espera es inútil si no ves la esencia de quien de ti... todo lo esperó.

A veces tenemos la vida en una mano y cerramos los puños para pelear por algo que tienes ganado en tu interior.


María

"El día que la sociedad comprenda que dar pan es mejor que recibir circo habremos completado nuestra indiferencia hacia la cortina de humo que no nos deja ver la realidad". María

jueves, 16 de agosto de 2012

"Entrevista con Dios"


¿Estás ahí?, dime algo, necesito respuestas.

Era Diciembre, un 24 de Diciembre un niño se acercó a su ventana...

Limpió sus ojos y mirando al cielo, con sus manos unidas, lo reclamó.

-"Ay mi Dios, dame fe y calma mis lagrimas"- Dijo entre sollozos.

En el cielo, lo de siempre, una oscuridad que arañaba sus entrañas.

-"Dime mi Dios, ¿puedo hacerte una pregunta?, sólo una".

El silencio agrietaba hasta sus palabras.

Invadido de pena, se levantó y al cerrar su ventana, una voz le habló.

-Dime, ¿qué necesitas?, ¿amor?, ¿salud?... ¿o sólo a alguien que escuche tus palabras?

El niño se volvió a arrodillar y le contestó:

-"No, no pido nada para mí, lo pido para toda la humanidad y te cuento mi Dios:
Hoy mi compañero de habitación, aquél que no me dejaba dormir por sus lamentos, murió.

De repente el cielo se llenó de estrellas, de esas que brillan una vez en la vida, y la voz le contestó:

-Acostúmbrate a la muerte, es parte de la vida, y la vida no es eterna. Disfruta del tiempo vivido, y vive ante los años que te atormenten, pues no estarás toda una vida si la vida te abandona.

Pero,¿por qué lloras?, vas a encontrarte con él muy pronto.

El niño, realzó una sonrisa y le dijo:

-"¿Sí?, ¿en verdad sí? Llevo años que no puedo levantarme de esta cama, y odiaba oírlo llorar y retorcerse de dolor, pero era el único que me hacía sentir el valor de la vida. Mañana se entrevistará contigo, dile que no le olvido, que me quedo su recuerdo y que muy pronto nos encontraremos los dos".


María. (A todos esos niños que en silencio sufren sin que nadie les dé otra opción)

miércoles, 15 de agosto de 2012

"El amor"



Sabemos que en nuestro interior hay batallas, guerras sin sentido

Luchamos por algo, que en ocasiones no creemos pero necesitamos la fe de poder hacerlo

El sentido ridículo de afianzarnos a nuestro orgullo, remata y hiere nuestro interior.

Un día, te sientas en un banco de cualquier parque y miras la vida pasar, como un cortometraje que nadie va a ver jamás.

Y te duele, porque eras el protagonista de una vida que no volverá.

Miramos el tiempo, pero no lo vivimos, pensamos que tenemos el suficiente para recapacitar. Y no es verdad.

Cada vez que te sientas en el mismo banco, no piensas igual.

Hay ocasiones que decides ser feliz, y la felicidad no te quiere abrazar; entonces busca otro parque y otro banco donde sentarte y poder contar de nuevo que eres el protagonista de tu vida. De un largometraje que quieres alcanzar.

El amor.

El amor, es aquello por lo que luchas y nadie... nadie te lo podrá quitar.


María

"Para ser feliz, no hacen falta grandes causas, sino grandes razones". María

"Si te quedara sólo media vida..."



"Si después de tu abrazo, me quedara sin aliento... no me iré sola, te robaría tu corazón y dedicaría mi vida a cuidarlo". María

viernes, 10 de agosto de 2012

"Carta de una madre hacia una hija"


Acércate, dame tus manos, como yo te di las mías.

¿Te acuerdas del miedo que tenías cuando empezabas a caminar?

Mis manos eran fuertes y tu mirada frágil... ¿Lo puedes recordar?

No, sé que tu memoria no puede hacer ese milagro, pero yo sí.

Recuerdo que en tus noches de miedo, corrías hacia mi cama y yo te hacía un hueco para que te calmaras.

¿Recuerdas cuando no tenías dientes?, mi pecho te alimentaba.

Te recuerdo, mi niña, en tu carrito... ahí aprendí a esquivar pasadizos y a ensanchar las aceras... para que nada te dañara.

Recuerdo que cuando te dije una vez que no lloraras por nada que tus lagrimas no merecieran ese sacrificio, me dijiste que es difícil... que yo lloraba, a veces por nada.

Hoy, hija te pido un favor:

No puedo caminar, tengo miedo a caerme.

No puedo correr a tu lado cuando tengo miedo, mi cama está al lado de una ventana que solo me deja ver el sol, pero nunca apareciste para correr la persiana.

Mi carrito es pesado, tiene cuatro ruedas como el tuyo, pero me golpeo... soy torpe sin ti.

Sí hija, en algo tenías razón, sigo llorando por ti y en verdad te quiero, aunque llorar no me valga de nada.


María