domingo, 11 de marzo de 2012

"Cogí un tren, el último"


Desperté un día con todo el sueño ya destinado.
Me apresuré a no perder el tren maldito, no quise ser menos
Recordé a mi hijo, a mis padres y sonreí, estaba destinado.
Me senté frente a un reflejo, estaba guapa en el cristal.
Saqué un libro de Neruda, empecé a leer.
Un 11 de Marzo, perdí los años y los sueños por soñar
Segundos después de cerrar el libro, mi alma estaba llorando.
Desperté y morí en el día ya destinado.
Quise dar una vida a quienes la estaban perdiendo, ni eso pude.
Agarré a un niño, a un anciano, a un padre valiente.
Pero todo, estaba destinado.
Escogí un tren hacia la muerte, y Neruda no lo supo nunca.
Escogí un día para morir para enseñar que la muerte no se elige; Solo se espera en cualquier anden de cualquier
estación a manos de, también , un cualquiera que no sabe lo que es morir con Neruda en sus brazos. María. ( para las víctimas del 11 de Marzo)

No hay comentarios: