martes, 12 de julio de 2011

Terapia y comportamiento del aprendizaje de un niño

Los niños son el resultado de una pareja, su educación también es parte de la sociedad.
Hace años que la sociedad delegó por completo la educación y los buenos hábitos a los progenitores, si bien es cierto son ellos quienes tienen que fomentar y apremiar la conducta de su hijo ante la sociedad, pero es relativamente incorrecto que esta no forme parte de su comportamiento.
Vamos a llamar, por hacerlo de alguna manera, los gritos del túnel.
Un niño puede aprender a decir una palabra, en este caso, si la dijera dentro de un túnel se repetiría la secuencia tal y como el la pronunciara. Hasta ahí todo correcto. El niño debe aprender que si grita, nadie se va a dirigir a el en otro tono, si tarda en decirla nadie va a contestar por el. Es una forma mediática de hacerle comprender lo importante que es el dialogo para su enseñanza " social".
Un niño que necesita ser escuchado, normalmente no pronuncia palabras, tiene medios para hacerse notar. Os pongo un ejemplo y vamos a seguir con el túnel: el niño en vez de hablar, tira piedras o solamente camina para oír sus pasos. En este momento está pidiendo ser escuchado, ahí es dónde podemos decir que es muy importante la intervención de los padres, puesto que esto denota que el interés por lo que los demás piensen de el..su implicación con la sociedad es poca o lamentablemente nula en algunos casos.
Otros casos más complejos, el niño es autoritario en el ambiente socio-familiar, lo que el diga " va a misa" y crea una prepotencia que los años lo harán desconfiar.
Yo, y sólo es una opinión, creo que la sociedad y el ámbito de aprendizaje  deben ayudar y colaborar en el propio desarrollo del niño.
No es genético que un niño se vuelva maltrador, embustero o austero por la grave consecuencia de no prestarle atención en su debido tiempo, lo grave de todo es que cada congenitor respalde ese comportamiento proyectando en la sociedad el fracaso de su responsabilidad.

maría.

No hay comentarios: